EL CLÍTORIS Y SUS SECRETOS

Artículo escrito por la Ginecóloga, la Dra. Alexandra Palenzuela

El clítoris es ese sutil cuerpecillo, situado en la parte superior de la vulva que se encuentra cubierto por un capuchón y que por abajo, se continúa con los labios menores.

Sin importar su tamaño este órgano está diseñado exclusivamente para proporcionar placer. En toda la naturaleza femenina, no existe ningún otro órgano que sólo tenga la función de proporcionar placer.

Pero el clítoris es un órgano más grande de lo que se cree. La mayor parte del clítoris se encuentra sumergido internamente en la pelvis como si de un iceberg se tratara.

La parte externa contiene aproximadamente 8,000 fibras de tejido nervioso, más de la mitad de lo que tiene el glande siendo en proporción mucho más pequeño. El clítoris se compone de dos cuerpos cavernosos que cuando están erectos envuelven la vagina por los dos lados como si le estuvieran dando un gran abrazo.

La fase de excitación femenina

Los estímulos táctiles, auditivos, olfativos, visuales…. y la calidad de la relación con el compañero sexual, son los factores más importantes para desencadenar la fase de excitación femenina.

La excitación sexual de la mujer se manifiesta por el entumecimiento del clítoris, capuchón y labios menores y como consecuencia, aparece la lubricación vaginal (trasudado). Además, se expande el canal vaginal, los labios mayores se separan, y los menores se engrosan.

Cuando se alcanza el grado máximo de excitación, se produce una intensa vasocongestión en el tercio externo de la vagina y los labios menores ganan tumescencia. Como consecuencia, se estrecha la luz del introito vaginal y el clítoris se retrae contra la sínfisis del pubis. Esto es lo que se conoce como PLATAFORMA ORGÁSMICA.

El neurotransmisor más importante para la vasocongestión pelviana es el péptido intestinal vasoactivo (VIP). Secundariamente a la excitación se libera el óxido nítrico (ON) que es el mediador primario de la tumefacción clitorídea. Este ON, produce un aumento del GMP cíclico que estimula la relajación del músculo liso arteriolar logrando así la mayor congestión sanguínea. Los estrógenos regulan la expresión de la enzima óxido- nítrico sintetasa, estimulan la producción de VIP, y mantienen la elasticidad vaginal permitiendo así una correcta lubricación.

La plataforma orgásmica se expande hacia dentro y se estrecha en su interior acogiendo y sujetando el cuerpo del pene. Esta plataforma orgásmica está muy inervada por terminaciones sensitivas táctiles y vibratorias y se acomoda a cualquier anchura del pene. De esta forma, las sensaciones producidas por la estimulación y el roce en su interior, son muy placenteras. Debido a este mecanismo de estrechamiento, el ancho de la erección del pene es menos importante para la estimulación sexual de la mujer de lo que generalmente se cree.

Estimulación del clítoris

A pesar de esta ingeniosa maquinaria para proporcionarnos placer, no siempre se logra el objetivo ya que la estimulación del clítoris no es cosa fácil. Puede reaccionar con disgusto si se le acaricia directamente.

Además, cuando la mujer empieza a excitarse, el clítoris aumenta de tamaño, pero mucho más el capuchón que lo cubre. De ahí que muchos clítoris queden “escondidos” en esta fase y si la mujer no orienta adecuadamente a su pareja, este puede quedar desorientado sin saber dónde ni cómo estimularlo.

Tocar directamente el clítoris puede causar una sensación agradable y desagradable al mismo tiempo. Es mejor actuar sobre él a través del capuchón, o con la mano plana sobre los labios menores y mayores, o acariciándolo “desde arriba” a través del monte de Venus o con la lengua bien humeda.

Los errores más frecuentes que manifiestan las mujeres durante la estimulación del clítoris son:

  1. Muchos hombres buscan el clítoris de manera inmediata y una vez encontrado lo estimulan de manera brusca antes de iniciar los besos, caricias y abrazos.
  2. Lo estimulan de forma constante y la mujer prefiere que después de acariciarlo un tiempo lo deje para volver posteriormente.
  3. A muchas mujeres les molesta el estímulo directo del clítoris, prefieren ser acariciadas en la zona por encima o alrededor de él.
  4. Puede resultar molesto su estímulo con los dedos secos o ásperos, debido a que en el clítoris no hay lubricación. Para suavizar las caricias, se puede usar desde saliva a lubricantes artificiales o el mismo lubricante vaginal natural.

¿Orgasmo u orgasmos?

Respecto a la polémica sobre si existen dos tipos de orgasmos en la mujer. No hay orgasmos clitorianos y vaginales, sino que son el mismo orgasmo producido por diferentes estimulaciones.

El 65% de las mujeres requieren de una suficiente estimulación, en intensidad y tiempo de la plataforma orgásmica (clítoris, capuchón y labios menores) para lograr un orgasmo. En cambio, algunas pueden lograrlo por simple estímulo de los pezones o, incluso, mediante un simple pensamiento de contenido sexual.

Sin embargo, durante la penetración también se produce estimulación del clítoris interno, así como del clítoris externo por rozamiento, según la postura. Por lo tanto, en el orgasmo femenino siempre estará implicado de alguna manera el clítoris.