Shiatsu

Shiatsu

  • Terapeuta: Mónica Guerrero.
  • Terapia: El Shiatsu tiene sus raíces en la Medicina Tradicional China. Esta es una ciencia milenaria y nos enseña que en nuestro cuerpo existen unos canales energéticos, llamados meridianos. Por estos canales circula la energía vital que garantiza el buen funcionamiento de todo nuestro organismo. La terapia del shiatsu se basa en la aplicación de una presión suave pero profunda, sobre los puntos energéticos localizados sobre los meridianos. De esta forma, se favorece el reequilibrio y se restablece su energía. Las técnicas del tratamiento también incluyen ejercicios de respiración, estiramientos, percusión y masaje.
  • Esta terapia se puede aplicar a cualquier persona de cualquier edad. Como técnica corporal, propicia la relajación y libera las tensiones. También refuerza el sistema linfático e inmunológico, con lo que a la larga estimula el proceso de desintoxicación del organismo, fortalece el sistema nervioso y ayuda a recuperar el tono vital perdido ante las presiones de la vida cotidiana.

¿Cómo es una sesión de shiatsu?

Al iniciar, el terapeuta realiza una valoración del paciente para conocer su situación personal. Serán de importancia su estado emocional, sus dolencias, su situación y entorno. La sesión de shiatsu dura una hora y el paciente se coloca sobre un futón mientras el terapeuta realiza las manipulaciones por todo el cuerpo. Entre ellas podemos contar con presiones, estiramientos y torsiones que favorecen el flujo de energía y la liberación de tensiones. Se aconseja no hablar durante la sesión, ni el paciente ni el terapeuta, para una conexión más profunda con el interior. Es conveniente realizar las indicaciones precisas antes o después de la sesión. Se acondiciona la sala con música y aromas relajantes.

Beneficios:

– Equilibra el sistema nervioso autónomo
– Disminuye o alivia el estrés, cansancio, depresión, ansiedad…
– Favorece el sueño adecuado
– Suaviza o equilibra trastornos psicosomáticos
– Mejora trastornos digestivos y respiratorios
– Actúa sobre problemas de la columna vertebral: desviaciones, lumbalgia, ciática, etc.
– Favorece la movilidad y nutrición de las articulaciones y el tono muscular
– Equilibra y mejora trastornos del ciclo menstrual
– Aumento de la libido
– Fortalece el sistema inmunológico
– Favorece la circulación de la sangre y de la linfa
– Estimula las glándulas sebáceas y mejora la piel
– Reactiva nuestra fuerza vital y el propio poder de autocuración

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies