Lo que no es Psicología

Lo que no es Psicología

Escrito por Eligia E. Rodriguez.
Psicóloga en Casa de la Luz Salud Integrativa

En el contexto de la ayuda/asesoramiento psicológico y en el de la atención psico-terapéutica se acompaña al cliente en un encuentro dialógico dónde muchas veces no sólo se transmite información, pautas, herramientas, entrenamientos, sino que se construyen nuevos significados para hacer frente al dolor psíquico. Este, en sus diferentes manifestaciones, puede ser depresión, ansiedad, fobias, TOC, duelo, conflictos, y problemas de la vida en general.

Los cambios suceden a través de los encuentros entre profesional y cliente. Dónde el profesional parte, a mi entender, de un profundo respeto por la persona capaz y valiosa que es el cliente. Aunque éste se nos revele en su máxima vulnerabilidad. Obviamente causa de que nos busque como profesionales.

Hace veintidós años que ejerzo esta maravillosa y necesaria profesión, jamás había escuchado tantos despropósitos.

Me inquieta que la falta de valoración del mundo del cliente, de su perspectiva frente a lo que vive se le denomine “terapia directiva”. Que al juicio ideológico sobre el comportamiento de la mujer en el matrimonio se lo denomine “pautas para evitar conflictos maritales”. Me turba que se tomen decisiones trascendentales para la vida de unos niños en proceso de adopción sin recabar todos los informes médicos, psicológicos y escolares. Y que una valoración “a ojo de buen cubero” lo denominen suficientes criterios del técnico. Me preocupa que a un niño de siete años con cierta timidez se le califique escolarmente de “es un Asperger”. Sin evaluación del Equipo de TGD (Trastornos Generalizados del desarrollo). Y que luego, frente a un resultado negativo de la evaluación ni se desmienta y ni haya una disculpa por escrito.

El tiempo estival transcurre más lento

.
Este agosto, caluroso como pocos, me ha ofrecido más horas de las habituales para reflejar por escrito mis preocupaciones por la Ética Deontológica en la praxis de la Psicología en sus diferentes campos de intervención. Pero sobre todo en lo que se refiere a informar a familias sobre posibles trastornos en edad escolar. Por ejemplo, en lo referido a la toma de decisiones en casos de adopción o acogimiento familiar, respetando las leyes vigentes y su plazo de cumplimiento. Teniendo en cuenta el superior interés del menor/la menor, en base a una adecuada y exhaustiva valoración y diagnóstico.

…complacer al marido en requerimientos de todo tipo para evitar conflictos maritales. (¿?) De verdad, parecen pautas extraídas de un “Manual de la buena esposa” de los años 40.

Prácticas directivas dañinas

Así mismo, me llegan a consulta personas-clientes dañadas en su estima y dignidad. Por prácticas “directivas”, cargadas de ideología, sin ninguna base científica, ni reconocimiento basado en la evidencia que aconsejen su práctica en los casos que he recibido. Como por ejemplo que se deje el trabajo porque es el origen de la depresión. (¿?) O en otro caso, pautar complacer al marido en requerimientos de todo tipo para evitar conflictos maritales. (¿?) De verdad, parecen pautas extraídas de un “Manual de la buena esposa” de los años 40.

Y claro que es anecdótico que en un espacio de asesoramiento psicológico y psicoterapia lleguen comentarios de todo tipo. Pero en los últimos seis meses ya no doy crédito. Casi a diario me confrontan personas-clientes que padecen “efectos secundarios” a consecuencia de prácticas psicológicas éticamente cuestionables. En algunos casos es simplemente confusión e incertidumbre. Pero en otros es falta de estima, ansiedad, nuevos miedos, debilitamiento de sus personas, dudas para conducirse en sus vidas y tomar decisiones.

Vuelco también algunas confesiones que me hacen llegar después de realizar formaciones con mandos de empresas de diferentes sectores. En petit comité me dicen que no creen en los psicólogos. Hace veintidós años que ejerzo esta maravillosa y necesaria profesión, jamás había escuchado tantos despropósitos. ¿Qué nos sucede? ¿Nos favorece imitar el modelo médico-clínico? ¿Cuáles son nuestras competencias personales-profesionales? ¿Es necesaria una revisión del Código deontológico?

Cambio mediante la construcción

Rescato la Logoterapia, de Víctor Frankl. El Método Socrático. Lo dialógico del español Ramón Flecha. Más que pautando, afirmando, juzgando y etiquetando, se llega al cambio mediante la construcción de nuevos y sentidos significados en la vida del cliente-persona. A través de preguntas e interrogantes que reordenan o reorganizan la información que el cliente nos aporta. Ofrecemos al cliente un espacio dónde generar nuevas perspectivas, miradas. Dónde, desde un orden nuevo generado en ese intercambio dialógico, el cliente puede contestarse, entenderse, comprender, con algo de calma y claridad. Además también enseñamos y transmitimos técnicas y entrenamientos concretos para las diferentes manifestaciones del dolor psíquico.

Las 3 premisas de actuación

Simplificando mucho algunas indicaciones que me permito aportar en la relación psicólogo/a-cliente, me digo a mí misma, las tres premisas de actuación en ATB (Awareness through the body):

  1. Cuido de mí misma: preservo mi profesionalidad, me respeto, me mantengo en un espacio digno y humilde a la vez, cuando no se algo lo digo o realizo una derivación, me reciclo, me cuido y trabajo descansada y atenta.
  2. Cuido de los otros/as, mis clientes: Los escucho y atiendo sin juzgar, ellos/ellas saben lo que es mejor en cuanto ganan claridad y calma, los valoro y considero, les doto de cuántas herramientas necesitan, los respeto profundamente y agradezco que hayan venido a que les acompañe un trecho de sus caminos.
  3. Cuido de los objetos y del entorno: Les ofrezco un espacio saludable y neutro, no les agobio con mis títulos y logros, tampoco con mis familiares o viajes. Que la calma y la claridad estén presentes en el propio espacio.

Me espanta una psicología de la obediencia, que emula el modelo médico-sanitario. Somos una profesión sanitaria que necesitamos definir nuestro propio modelo de salud. No de enfermos-pacientes, sino de clientes-personas, con emociones, pensamientos, sueños, ilusiones, dolores, potencialidades. Urge definir las competencias propias del psicólogo/a. Pero también incluir el código deontológico en los planes de estudio, trabajándolos de manera autorreflexiva. ¿Es importante la compasión en la Psicología?